Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘suero fisiológico’

La bronquiolitis suele empezar como un catarro con secreción nasal y tos ligera que provoca problemas respiratorios en los bebés más pequeñitos. Los síntomas se pueden prevenir y aliviar con una técnica de masajes que los propios padres pueden realizar en casa.

Para que los ejercicios sean más efectivos, deben llevarse a cabo justo después de aplicar al niño los aerosoles (en el caso de que los necesite) y al menos hora y media después de comer, porque antes la compresión sobre el abdomen podría provocar reflujo o vómito.
Pueden realizarse hasta dos veces al día durante 15 minutos, en caso de que el niño tenga sibilancias.

Equipo básico

  • Suero fisiológico.

  • Un aspirador nasal de cánula: es una pequeña sonda que permite aspirar las secreciones por medio de un tubito que se introduce en la nariz del bebé. El adulto aspira por el otro lado y en medio existe un recipiente donde se acumulan las mucosidades extraídas

Medidas preventivas

1. Para evitar que la mucosidad llegue al pecho, es esencial mantener la nariz limpia con suero y aspirar los mocos con dispositivos especiales. Acuesta al bebé boca arriba, gírale la cabeza hacia un lado y échale suero fisiológico para humedecer las fosas nasales. Conviene cerrarle la boca con una mano para que respire por la nariz. Si respira por la boca al echarle las gotas, cerrará instintivamente la nariz y no se hará una limpieza en profundidad

01

2. A continuación, retira las secreciones con un aspirador nasal para bebés. Coloca un extremo en la fosa nasal y el otro en tu boca, y aspira

02

Arrastre de mucosidad

3. Cuando la mucosidad ha llegado a los bronquiolos, la fisioterapia respiratoria ayuda a que regrese a la garganta. Antes de realizar las maniobras es importante conocer la respiración del lactante. La tripita del bebé sale y entra; cuando sale, coge aire y cuando entra, lo suelta. Hay que comprimir con las manos hacia dentro justo cuando la tripa entra para ayudarle a soltar todo el aire. Sienta al bebé desnudito (solamente con el pañal), de forma que su espalda quede en contacto con tu tripa. Rodéale el abdomen con las manos, una sobre su pecho y la otra sobre la tripa, y ejerce una ligera compresión hacia dentro, en dirección a tu ombligo

03

4. El objetivo del ejercicio y la postura del bebé son los mismos, pero cambia la posición de las manos, que ahora comprimen también las costillas

04

Expulsión

5. Una vez que se han realizado las maniobras de arrastre y la mucosidad ha regresado a las vías respiratorias altas, hay que conseguir que salgan al exterior. Intenta que el bebé se ría a carcajadas, con la finalidad de provocar un golpe de tos para arrancar la mucosidad de la garganta. Esto también se consigue si el bebé llora, lo cual es bastante habitual durante las primeras sesiones, porque no les suele gustar que les manipulemos así.

05

6. Si la mucosidad es muy grande y no sale con el golpe de tos, coloca al pequeñín boca abajo para que la flema salga por efecto de la gravedad.

06

Observación

7. Para poder prevenir y aliviar la bronquiolitis es importante aprender a reconocer la respiración del bebé. Conviene hacer una primera escucha, poniendo la oreja en el pechito del niño cuando está bien y, después, siempre que tengamos la sospecha de que hay mucosidades, pitos o sibilancias, para compararlas.

07

Fuente: Ser Padres

Anuncios

Read Full Post »